conejoxxx

Tenemos millones de posts estúpidos que nunca leerán.

Reflexiones y reflejos

Debido a la repentina inundación de comentarios, propios y ajenos, que se acumularon en el correr de estos días en nuestro Blog (que explico, ya que algunos no saben, que es una abreviación de WebLog, siendo Log algo así como vitácora, diário, etc., inínglich..), me urge la irrefrenable necesidad de "postear" (otro anglicismo) algo culturalmente comprometido, y literariamente rico, ambas cosas imposibles de lograr mediante mis propios medios.
Pero, yo qué sé, seguro que con la leche de leer y comentar lo que sea, más de uno disfrutará de un post como la gente, y no me voy a quitar el placer de hacerlo ahorita mismo.

Pero la cosa es que iba en el ómnibus, de mañana, rumbo al laburo, mirando por la ventana y... no, no, no se crean que esto es una clásica apología al bajón, o una reflexión auto-compasiva... porque resulta que me encanta mi laburo, lo digo con toda propiedad, y aparte, era un excelente día para ir en ómnibus, mirando por la ventana, porque como estaba nublado, uno puede mirar para afuera perfectamente, sin que el fuckin' reflejo del sol, se interponga en la óptica de uno.
Precisamente, la óptica de uno es tan sensible, tan vulnerable a pequeñas cosas, y mirando a través del bondi, ves muchas cosas por la calle, pero a la vez, si la iluminación y el sueño ayudan, se puede ver la cara de uno reflejada en el vidrio, la expresión dormida, el gesto sorprendido ante la capacidad de haberse despertado de mañana, aún después de una noche como aquella... Es divertido entonces ver esa cara, bailando a través de esquinas, avenidas, comercios, observando como la imagen se funde através de distintos escenarios.
Más divertido aún es, si se quiere, probar a mirarse completamente, esta vez con bondi y todo, en el vidrio de algún local, o el hall de algún apartamento grande, o el ventanal de una casa, y mirar la misma carita pero a lo lejos, y ver que ella también te está mirando, y que aparece en una ventana, y desaparece en una columna o un árbol, pero luego reaparece en la entrada de un cine, o los vidrios polarizados de una camioneta. Es un juego divertido; pruébenlo, prueben a cambiar su posición, variar el ángulo, moverse a la vez que se ven reflejados, y después dense vuelta y contemplen la cara horrorizada del que está sentado al lado suyo. Satisfacción garantizada.
A qué iba con todo esto...

Meditando entonces, me di cuenta de lo relativo de todo (¡buena Einstein!), pero en serio, che, vi lo fácil que era abstraerse un poquito, un cachito, de uno mismo, y ver cómo funcionamos dentro de un sistema, de una especie de hormiguero de hormigón, lleno de hormigas de lata y cartón, y hormiguitas adentro. Es difícil querer ser alguien en el mundo, con tanta copia por ahí; y es que, en el ómnibus sos un pasajero más; para el peatón que espera cruzar, y te ve pasar, sos sólo una cara más en una ventana más de un ómnibus más.
Y aún así, nos consideramos especiales, y creemos en lo especial de nuestra condición, y consideramos también especial a la gente que nos rodea, y con la cual nos relacionamos. Y esta, a su vez, puede considerase especial de relacionarse contigo también.
Entonces claro, me digo: bien, conozco a este guacho que encara, y llamamos al otro que aquél me dijo que tenía ganas, y entonces, ¡zás!, ¿qué hacemo'?, ¡formamos una banda!. ¡Claro!, ¿o es que acaso quedaba otra salida?. No, en absoluto; tratar de ser una estrella de rock, es la carrera universitaria que todos quisiéramos cursar, y vivir de lo que a uno le gusta no es lo que se denominaría normalmente "un laburo".
Bueno, al menos esto es lo que yo pensé durante gran parte de mi vida; y lo sigo pensando por supuesto, pero lo realmente válido más alla de todo esto, es el hecho de juntarse para hacer algo increíble. No importa muy bien qué sea, y no importa mucho cuánto dure, ni que alcance tenga, pero siento que esos proyectos personales o conjuntos que uno emprende son los que de alguna manera nos siguen dando ganas de vivir, y de tomarnos el ómnibus las mañanas. Y no importa la disciplina, no importa el medio, no importa el tipo de expresión, ni la validez artística, o cultural, o social que tome nuestro proyecto. Lo cierto es que todos buscamos hacer de una manera u otra, algo totalmente nuestro, aunque esté compartido por dos, tres o cinco personas más; saber que hay algo en el mundo que existe si y sólo si uno está presente, y pone los medios para ello.

Y el ómnibus es ideal para ello (¿no es verdad, Gutiérrez?); ese tiempo muerto, ese período cuasi-invariable de traslación nos sirve para pensar, para meditar, reflexionar, mirar, observar, oír, leer, (¿dormir?, naaa...), para catalogar la ropa del pasajero contiguo, para medir las expresiones de la gente, para degustar unas galletitas, o mirarle el traste a la que se acaba de subir.
Porque después uno se baja, camina hasta donde tiene que caminar, y lo tienen sentado en la vara todo el puto día, hasta que se acaba y volvés en el mismo ómnibus seguramente, pero con destino cambiado, y llegás a tu casa y te das cuenta que el día está perdido, y tratás de plasmar en ese momento, el mismo sentimiento de atemporalidad que sí disfrutabas arriba del bondi, pero que ahora no está, porque el viaje terminó, porque fuiste vos el que elejiste volver a tu casa, porque estás muerto de cansado, y todavía tenés cosas que hacer, pero entonces te calienta, porque esperaste todo ese tiempo para tener "un tiempo", y ahora ese tiempo, se fué.
Al final mandás todo al carajo, y te vas a tomar una cerveza con alguien, porque eso seguramente es más cálido que compadecerse de uno mismo, y gritar lo mierda que es el sistema, y tirarse a ver tele. Es ese acelere que sufrimos día a día, cuando supuestamente el día acaba, cuando ya no hay nada que hacer, y nos dimos cuenta que desperdiciamos otro día más, porque claro, uno estuvo ocupado y no tuvo tiempo para vivir, y ahora ya hay que echarse a dormir, porque hay que descansar, porque al otro día hay que levantarse lo más fresquito posible para empezar todo de vuelta...
Y es ahí cuando algo nace, una canción, un dibujo, una oración, una frase, anotada en alguna tarjeta, un garabato dibujado en el margen de algun cuaderno que nos hace pensar que en el medio de toda esta farsa, seguimos siendo especiales pese a todo. Y que nos damos cuenta, de que hay cosas que vale la pena hacerlas por el sólo hecho de hacerlas y nada más; porque es lo que nos confirma nuestra única e irrepetible existencia.

Perdonáme, mi amor, si te bajonée durante tanto tiempo con todo este palabrerío; no fue mi intención asustarte, sabés que soy un poco gris. Ojalá en tu viaje puedas darte cuenta de que no es todo tan malo y no todo es tan mentira.
Mientras las nubes y los días nos pasan por encima, yo voy a seguir pensando que el próximo reflejo que vea desde el bondi, vas a ser vos.


"I see your face on a summer's day
But it's only a reflection

On a window far away..."


Luca Prodan
Brighton Past

4 Comments:

  • At 8/08/2005 06:25:00 p.m., Blogger conejoxxx said…

    estoy tratando de escribir un comment y ya borré dos...es dificil escribir, luego de algo tan hermoso...solo me enorgullece y me alegra ser parte y compartir...ya me encargaré de postear + basura, mientras...disfrutemos

     
  • At 8/10/2005 04:38:00 p.m., Anonymous Carola said…

    I N C R E Í B L E...
    genial.

     
  • At 8/20/2005 07:03:00 p.m., Anonymous Hey Bulldog said…

    Standing ovation para este post. Se lo merece. Suscribo a la primera parte del comentario del otro conejo y pienso: Qué difícil que es darse cuenta de que fuera o dentro del sistema funcionamos; como una pieza o como un individuo. Pero son las acciones individuales las que le dan sentido a todo. Que sentido tiene vivir para cumplir una función? Igual todos queremos ser parte del show. ¿No?

     
  • At 12/07/2005 04:02:00 a.m., Blogger veroorev said…

    Ladies and Gentlemen of the class of ’99 wear sunscreen
    If I could offer you only one tip for the future, sunscreen would be
    it. The long term benefits of sunscreen have been proved by
    scientists whereas the rest of my advice has no basis more reliable
    than my own meandering
    experience…I will dispense this advice now. Enjoy the power and beauty of your youth; oh nevermind; you will not
    understand the power and beauty of your youth until they have faded.
    But trust me, in 20 years you’ll look back at photos of yourself and
    recall in a way you can’t grasp now how much possibility lay before
    you and how fabulous you really looked….You’re not as fat as you
    imagine. Don’t worry about the future; or worry, but know that worrying is as
    effective as trying to solve an algebra equation by chewing
    bubblegum. The real troubles in your life are apt to be things that
    never crossed your worried mind; the kind that blindside you at 4pm
    on some idle Tuesday. Do one thing everyday that scares you Sing Don’t be reckless with other people’s hearts, don’t put up with
    people who are reckless with yours. Floss Don’t waste your time on jealousy; sometimes you’re ahead, sometimes
    you’re behind…the race is long, and in the end, it’s only with
    yourself. Remember the compliments you receive, forget the insults; if you
    succeed in doing this, tell me how. Keep your old love letters, throw away your old bank statements. Stretch Don’t feel guilty if you don’t know what you want to do with your
    life…the most interesting people I know didn’t know at 22 what they
    wanted to do with their lives, some of the most interesting 40 year
    olds I know still don’t. Get plenty of calcium. Be kind to your knees, you’ll miss them when they’re gone. Maybe you’ll marry, maybe you won’t, maybe you’ll have children,maybe
    you won’t, maybe you’ll divorce at 40, maybe you’ll dance the funky
    chicken on your 75th wedding anniversary…what ever you do, don’t
    congratulate yourself too much or berate yourself either – your
    choices are half chance, so are everybody else’s. Enjoy your body,
    use it every way you can…don’t be afraid of it, or what other people
    think of it, it’s the greatest instrument you’ll ever
    own.. Dance…even if you have nowhere to do it but in your own living room. Read the directions, even if you don’t follow them. Do NOT read beauty magazines, they will only make you feel ugly. Get to know your parents, you never know when they’ll be gone for
    good. Be nice to your siblings; they are the best link to your past and the
    people most likely to stick with you in the future. Understand that friends come and go,but for the precious few you
    should hold on. Work hard to bridge the gaps in geography and
    lifestyle because the older you get, the more you need the people you
    knew when you were young. Live in New York City once, but leave before it makes you hard; live
    in Northern California once, but leave before it makes you soft. Travel. Accept certain inalienable truths, prices will rise, politicians will
    philander, you too will get old, and when you do you’ll fantasize
    that when you were young prices were reasonable, politicians were
    noble and children respected their elders. Respect your elders. Don’t expect anyone else to support you. Maybe you have a trust fund,
    maybe you have a wealthy spouse; but you never know when either one
    might run out. Don’t mess too much with your hair, or by the time you're 40, it will
    look 85. Be careful whose advice you buy, but, be patient with those who
    supply it. Advice is a form of nostalgia, dispensing it is a way of
    fishing the past from the disposal, wiping it off, painting over the
    ugly parts and recycling it for more than
    it’s worth. But trust me on the sunscreen…

    Tiene algo razon....no?

    http://home.ripway.com/2005-9/417532/BazLuhrmann-EverybodysFree(ToWearSunscreen)TheSpeechSong(Graduation-1999).mp3

     

Publicar un comentario

<< Home